La Madera: Propiedades

Existen tres características específicas de la madera.

Anisotropía.

La madera es un material heterogéneo, muy diferente según el plano o la dirección que se considere. Como resultado de esa desigual configuración, presenta un desigual comportamiento: por ejemplo, la madera resiste de 20 a 200 veces más en el sentido del eje del árbol, que en el sentido transversal del árbol.

  • Dirección Axial o Longitudinal: la del eje del árbol.
  • Dirección Radial: la dirección de los radios, perpendicular al eje del árbol.
  • Dirección Tangencial: La dirección tangencial al árbol, perpendicular al eje del árbol.

 

Higroscopicidad.

La madera en el árbol contiene gran cantidad de agua, superando el peso de ésta a la de la madera seca. Este agua ocupa tanto las cavidades celulares, como las paredes celulares.

Inmediatamente después de ser talado el tronco, éste empieza a perder agua, empezando por la contenida en las cavidades. Mientras esto sucede, no hay cambios dimensionales en la pieza de madera, pues el agua llena un espacio. Cuando la madera ha perdido la totalidad del agua de las cavidades, se dice que ha alcanzado el Punto de Saturación de la Fibra. Este valor depende de la especie de madera, pero oscila entre el 28% y el 32%.

A partir de este momento, una mayor pérdida de agua, ya de las paredes celulares, implica de una contracción en la madera. En cambio, una ganancia de humedad va acompañada por una dilatación de la pieza de madera. Pero no de igual forma en todas las direcciones de la misma: el movimiento es máximo en la dirección radial o transversal, aproximadamente la mitad en la dirección tangencial, y despreciable en la longitudinal. 

 

Polaridad.

La madera tiene carácter polar, y por tanto tiene afinidad con los productos polares, como puede ser el agua, los pegamentos de carácter polar, los barnices…

“Stay tuned for more!”