La Madera: Estructura Macroscópica

Botánicamente hablando, la madera, es la parte sólida y rígida que se encuentra bajo la piel de los tallos leñosos de los árboles, en forma de tejido vascular. Por sus características, la madera puede considerarse como polímero natural complejo termoestable o duromérico: no muestra temperatura de reblandecimiento y puede aserrarse, lijarse y mecanizarse.

Veamos las partes de las que consta el tronco del árbol:

La corteza externa, constituida por células muertas, protege al árbol de los pelígros del exterior. Se renueva constantemente, impide que pase el agua de lluvía, y evita que cuando incide el sol, se produzca una evaporación demasiado fuerte. Protege contra el frío y el calor y contra la invasión de hongos e insectos.

La corteza interna o líber es el conducto de abastecimiento, a través del cual se transporta el alimento a las distintas partes del árbol. Vive un tiempo relativamente corto, muriendo después para convertirse en corcho y finalmente pasar a formar parte de la Corteza Externa protectora.

El cambium es la parte del tronco donde realmente se produce el crecimiento, gracias a las hormonas que llegan junto con los alimentos de las hojas o agujas, descendiendo por el líber, produciendo cada año corteza y madera nuevas.

El xilema o madera es la capa más interna cuya función es la de sostén del propio árbol. En ella encontramos:

La albura es el “acueducto” que abastece a la parte de la copa del árbol. La albura es madera joven. Al tiempo que se forman nuevos anillos de albura, las células interiores pierden fuerza y vida y se transforman en duramen.

El duramen o corazón es la parte central y sustentadora del árbol. Aunque no está viva, no se descompone, sino que conserva su fuerza sustentadora mientras viven las capas exteriores.  Constituido por un sistema de fibras de celulosa huecas similares a las agujas, y unidas por la lignina, producto similar a una cola química. El duramen es, en muchos casos, tan fuertes como el acero: un trozo de tan solo 30 cm de largo con una sección de 2.5 cm x 5 cm, soporta un peso de hasta 5 Tn.

 

La formación de duramen se caracteriza por modificaciones anotómicas y químicas. Las modificaciones anatómicas, tanto en las frondosas como en las coníferas, se traducen en una obturación total o parcial de los tejidos encargados de transportar la savia. Las modificaciones químicas tienen lugar al impregnarse las células con otros productos naturales producidos por el árbol (resinas, aceites, taninos, gomas, alcoaloides) que al oxidarse le suelen dar un característico color oscuro, que se suele apreciar con más claridad en algunas coníferas.

La madera de duramen no sólo es más oscura (en la mayoría de las especies), sino que también es más densa y resistente a los ataques de origen biológico, mientras que la madera de albura suele ser más clara, generalmente blanco amarillenta, más porosa y blanda, y menos valiosa para algunas aplicaciones. Sin embargo, desde el punto de vista de los tratamientos, la albura suele ser más fácil de tratar y de trabajar en la mayor parte de los procesos de elaboración y desintegración mecánica.

“Stay tuned for more!”

4 thoughts on “La Madera: Estructura Macroscópica

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s