UNE-EN 71-3:2013 Seguridad de los Juguetes. Parte 3: Migración de Ciertos Elementos.

En diciembre se publicó la Norma Española UNE-EN 71-3:2013 Seguridad de los Juguetes. Parte 3: Migración de Ciertos Elementos.

Dicha norma se centra en las condiciones químicas que permite a los diferentes agentes involucrados en la comercialización de los juguetes a cumplir con las obligaciones de la directiva comunitaria sobre seguridad de los juguetes (2009/48/CE).

La seguridad en materia infantil se puede concebir desde dos grandes bloques: la seguridad física y la seguridad química. La primera se relaciona con aspectos que eviten riesgos evidentes como la prevención en el uso de piezas pequeñas que evite el atragantamiento en los niños pequeños, por ejemplo. Respecto a las sustancias químicas -cuyos efectos no son tan inmediatos pero sí de gran transcendencia-, su uso en cantidades excesivas pueden suponer un problema para la salud de los niños, aunque generalmente estos efectos se observan a largo plazo.

La nueva norma UNE-EN 71-3:2013 permite medir cuánta cantidad de determinados elementos químicos pasarían al niño tras la ingestión de un pedazo de plástico, de pintura o de cualquier otro material que forme parte del juguete.

UNE-EN 71-32013 Seguridad de los Juguetes

Esta norma europea especifica los requisitos y los métodos de ensayo para la migración de aluminio, antimonio, arsénico, bario, boro, cadmio, cromo (III), cromo (VI), cobalto, cobre, plomo, manganeso, mercurio, níquel, selenio, estroncio, estaño, estaño orgánico y zinc desde los materiales de los juguetes y las partes de los juguetes.

Esta norma contiene requisitos para la migración de ciertos elementos a partir de las siguientes categorías de materiales de juguete:

  • Categoría I: Materiales secos, quebradizos, similares al polvo o flexibles.
  • Categoría II: Materiales líquidos o pegajosos.
  • Categoría III: Materiales raspados.

La norma no es nueva, ya que desde 1996 ya se disponía de esta herramienta. Sin embargo, la novedad radica en el hecho de que se analizan muchos más elementos: antes se medían ocho elementos y con la nueva versión se han de determinar 19. Además de incrementar el número de elementos, los límites permitidos se han hecho mucho más estrictos en función del juguete.

Normas ASTM para Pinturas y Recubrimientos

Las normas ASTM (American Society for Testing and Materials) para Pinturas y Recubrimientos afines son fundamentales para especificar y evaluar las propiedades físicas y químicas de estos productos, tanto en su estado líquido como una vez aplicados sobre el soporte o material al cual le va a conferir una mejora en sus propiedades superficiales.

También estas normas proporcionan los métodos apropiados de aplicación de estos revestimientos, que incluyen esmaltes, barnices, galvanizados, pigmentos y disolventes.

Estas normas ayudan a los fabricantes de pinturas y a los usuarios finales a realizar las pruebas apropiadas y seguir los procedimientos de aplicación del recubrimiento en cuestión.

Puedes encontrar la lista de normas ASTM para Pinturas y Recubrimientos en el siguiente link: Paint Standards and Related Coating Standards.

O bien, adquirir la nueva recopilación de las normas: ASTM Paint and Coatings Standards. Cada norma incluye una descripción detallada del método de ensayo indicado, procedimiento, o guía, ofreciendo un acceso fácil a las normas ASTM más utilizadas, que incluye, entre otras, la prueba de resistencia al agua de los recubrimientos, el contenido de volátiles, las propiedades de tracción de recubrimientos orgánicos, punto de inflamación de los líquidos, pruebas de materias primas de poliuretano.

¿Y qué es una norma? Una norma se define como un documento aprobado por una institución reconocida, que prevé, para uso común y repetido, reglas, directrices o caracterí­sticas para los productos o los procesos y métodos de producción conexos, y cuya observancia no es obligatoria, según la definición de la OMC (Organización Mundial del Comercio).

What are Standards for? The Case of ISO 26000

Standards for sustainability and CSR are the result of two opposing forces: the good and the better. This is because, while they are based on good practice, this can inhibit even better practice that goes beyond the criteria set out. Also, there are so many standards for so many different aspects of sustainability that it is not clear what difference yet another one can make.

So how are we to assess ISO 26000, a standard for social responsibility produced by the International Standards Organisation which was published in 2010? Historically ISO has mainly produced standards on more technical and mundane matters, such as specifications for tomato-growing frames and quality management. By facilitating those areas in which there is little competition and more to be gained by co-operation, ISO standards have achieved very widespread use and considerable respect from industry.

ISO 26000 is probably the most inclusive sustainability standard in regards to the issues it covers. These range from environmental issues and the use of the precautionary principle, to organisational governance. In between, the standard directly addresses human and labour rights as well as corruption, fair competition and consumer concerns.

The environmental section not only addresses the precautionary approach and environmental risk management, but is also concerned with the promotion of substantive performance, directly applicable to companies, in the areas of sustainable procurement, the adoption of environmentally sound technologies and control of climate change impacts. The standard also makes use of the concept of ‘sphere of influence’, since it is both intuitive and productive in areas of responsibility that are not addressed in law.

ISO 26000 is also intended for any sort of organisation: large or small, for companies from any industry, for the public sector and for the third sector. While there is some disagreement about how successfully it has met the needs of smaller organisations, it is perhaps its applicability to the public sector that is most interesting.

ISO 26000 is being, and should be taken seriously. Whatever its shortcomings it is a powerful statement of the moral and practical issues facing companies and other organisations. In developing countries, where there are numerous standards and initiatives, it will be particularly influential as companies seek to address their wider responsibilities, perhaps for the first time.

Source: The Guardian.

Seguridad General de los Productos

Os dejamos con la Resolución de 20 de junio de 2011, del Instituto Nacional del Consumo, por la que se amplía el anexo de la Resolución de 21 de junio de 2004, por la que se acuerda la publicación de las referencias de las normas UNE EN armonizadas en aplicación del Real Decreto 1801/2003, de 26 de diciembre, sobre seguridad general de los productos.

A lo que a mobiliario y muebles se refiere:

UNE EN 581-1:2006 –> Mobiliario de exteriores. Asientos y mesas de uso doméstico, público y de camping. Parte 1: Requisitos generales de seguridad.

UNE EN 1129-1: 1995 –> Mobiliario – Camas abatibles – Requisitos de seguridad y ensayos – Parte 1: Requisitos de seguridad.

UNE EN 1129-2: 1995 –> Mobiliario – Camas abatibles – Requisitos de seguridad y ensayos – Parte 2: Métodos de ensayo.

UNE EN 1130-1:1996 –> Muebles – Moisés y cunas balancín de uso doméstico – Parte 1: Requisitos de seguridad.

UNE EN 1130-2:1996 –> Muebles – Moisés y cunas balancín de uso doméstico – Parte 2: Métodos de ensayo.

Seguridad de los Juguetes

Se publica en el BOE, el Real Decreto 1285/2010, de 15 de octubre, por el que se modifica el Real Decreto 880/1990, de 29 de junio, por el que se aprueban las normas de seguridad de los juguetes, en relación con las sustancias o mezclas utilizadas en su fabricación.

¡No dudes en solicitarnos barnices o pinturas para decorar y proteger tus juguetes y así cumplir con este real decreto!

Ensayo de Metales Pesados

Os comentamos en un anterior post, en Miles de Colores, que los pigmentos que utilizamos no contienen plomo, un metal pesado. En relación a ésto, vemos que es interesante comentar el Ensayo de Migración de Metales Solubles. Este ensayo consiste en la determinación de la concentración de ciertos metales, procedentes de una pintura, barniz o tejido, que se solubilizan en una disolución similar al ácido gástrico que produce el estómago de una persona durante la digestión. De esta manera se comprueba que, por ejemplo, el mobiliario infantil tal como cunas, moisés, tronas, etc., cumplen con los requisitos mínimos de seguridad según normativa europea.

Los materiales y tejidos presentes en este tipo de mobiliarios accesibles a los niños, no deben superar los límites establecidos para la migración de metales pesados de acuerdo con la Norma UNE-EN 71-3. Esta norma establece los requisitos y métodos de ensayo para la migración de metales como antimonio, arsénico, bario, cadmio, cromo, plomo, mercurio y selenio, desde los materiales que recubren los juguetes o el mobiliario: pinturas, barnices, lacas, tintas de impresión, materiales poliméricos, papel y cartón, telas, etc., que son susceptibles de ser chupados, mordidos o ingeridos por el niño.

ensayo-migracion-metales-solubles

El proceso de análisis simula el proceso de digestión (tiempo, temperatura, pH) que tendría lugar si el niño llegase a tragar algún elemento o partícula determinada.  El contenido en el extracto de los metales mencionados anteriormente, se analiza mediante espectroscopía de emisión atómica con plasma de argón acoplado inductivamente (ICP-OES Inductively Coupled Plasma – Optical Emission Spectrometer).

icp-oes-resultados-ensayos-seguridad

El fundamento de esta técnica consiste en la emisión de energía por parte de las moléculas de la disolución, ionizadas al entrar en contacto con el plasma. Esta energía es emitida a una longitud de onda característica de cada metal y cuantificada para determinar la concentración de los metales en cuestión.

Con esta norma se determinan los riesgos derivados de la tendencia general de los bebés y niños pequeños a llevarse a la boca todo aquello que tienen a su alcance, y que determina un incremento de posibilidades de migración y absorción de determinados elementos químicos que se encuentran formando parte de pinturas y recubrimientos.

Fuente: AIDIMA.

Superficies y Acabados Superficiales

El grupo de trabajo CENT/TC 207/WG T “Superficies y acabados superficiales” perteneciente al Comité Europeo de Normalización CENT/TC 207 “Mobiliario”, está formado por representantes de Centros Tecnológicos, Laboratorios, Organismos Nacionales de Normalización, Federaciones Empresariales, Fabricantes de Muebles y Fabricantes de Pinturas y Barnices, de distintos países europeos.

En la actualidad, el grupo está trabajando en la revisión y actualización de diversas normas y especificaciones técnicas ya aprobadas:

  • Resistencia de superficies a líquidos fríos
  • Resistencia de superficies al calor húmedo
  • Resistencia de superficies al calor seco
  • Resistencia a la abrasión
  • Resistencia al rayado

Todos estos documentos están destinados a evaluar el comportamiento de las superficies y de los acabados superficiales de cualquier tipo de mobiliario, respecto a los distintos agentes de agresión que puede sufrir a lo largo de su vida útil.

Asímismo, se ha iniciado un nuevo trabajo sobre “Clasificación de la resistencia de las superficies de mobiliario”. Este documento, que se halla en fase inicial de preparación, tiene como fin establecer una clasificación de las superficies de mobiliario según sus propiedades y comportamiento (brillo, color, resistencia a la abrasión y al rayado, resistencia al manchado, etc.)

Los trabajos realizados en el campo de la normalización proporcionan al fabricante tanto de mobiliario como de materiales, una herramienta para evaluar la calidad de sus productos, para seleccionar los más adecuados según el uso, así como un argumento objetivo de diferenciación en el mercado, facilitando a su vez la eliminación de barreras técnicas.

Fuente: AIDIMA.