Peligro: ¡Productos Químicos!

Los productos químicos se utilizan cada día en el trabajo y no solo en fábricas sino también en obras de construcción u oficinas, como por ejemplo en productos de limpieza, pinturas, etc. La regulación establecida por la Unión Europea en 2009 sobre Clasificación, Etiquetado y Envasado (CLP) introduce nuevos pictogramas de advertencia.

Los pictogramas con forma de rombo indican la naturaleza del peligro o peligros asociados a la utilización de sustancias o mezclas peligrosas. En las etiquetas, los pictogramas van acompañados de palabras de advertencia (atención, peligro), indicaciones de peligro (frases H) y consejos de prudencia (frases P), así como de información sobre el producto y el proveedor.

Que Significan estos Pictogramas

Os dejamos con la publicación de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, donde explica de manera muy clara el significado de cada uno de los pictogramas de peligro de los productos químicos.

Plan Estatal de Protección Civil Ante el Riesgo Químico

Los conocimientos y la experiencia demuestran que numerosas sustancias y mezclas de sustancias químicas, presentes con frecuencia en nuestra sociedad, pueden producir, por sus características fisicoquímicas y/o toxicológicas, daños sobre las personas, los bienes y el medio ambiente.

A medida que los avances tecnológicos han dado origen a nuevos materiales y procesos, hemos asistido a un incremento casi exponencial en el número y aplicaciones de las sustancias químicas disponibles. Consecuencia de este desarrollo es la existencia de establecimientos en los que se producen, almacenan, manipulan y transforman grandes cantidades de sustancias peligrosas; dichas sustancias se gestionan bajo circunstancias muy diversas, lo que supone un riesgo característico para la sociedad conocido como riesgo químico.

Los accidentes graves con sustancias peligrosas se manifiestan en forma de incendios, explosiones, fugas y derrames, que conllevan fenómenos peligrosos de tipo térmico, mecánico y químico, cuyas consecuencias pueden ser devastadoras. Las actuaciones preventivas adoptadas por los gestores de estas actividades y por el conjunto de las Administraciones Públicas constituyen un primer frente de medidas dirigidas a la reducción y control de este tipo de riesgo. No obstante, sin perjuicio de las medidas preventivas que corresponde adoptar, es preciso prever los mecanismos que permitan la movilización de los recursos humanos y materiales necesarios para la asistencia y protección de la población en aquellos casos en que fallen los sistemas de prevención.

El Real Decreto 1070/2012, de 13 de julio, por el que se aprueba el Plan Estatal de Protección Civil ante el Riesgo Químico tiene como finalidad establecer la organización y los procedimientos de actuación de aquellos recursos y servicios del Estado y, en su caso, de otras entidades públicas y privadas, que sean necesarios para asegurar una respuesta eficaz del conjunto de las Administraciones Públicas, ante las diferentes situaciones de emergencia por accidente con sustancias peligrosas, en las que esté presente el interés nacional, así como los mecanismos de apoyo a los planes de Comunidades Autónomas en los supuestos que lo requieran.

Las Sustancias Químicas en Nuestra Vida

A raiz del post que publicamos ayer, comentaros que las sustancias químicas, aunque se piense o se haga lo contrario, no hay que tenerles ‘miedo’.

El tiempo y también la investigación demuestran que el público en general piensa que las sustancias químicas son un peligro en potencia. La investigación va incluso más allá y afirma que los ciudadanos intentan prescindir en su vida de las sustancias químicas. Cuando se les da a elegir entre un artículo que contiene «sustancias químicas» y otro que contiene ingredientes «naturales», muchas personas optan por el natural, un dato que a los profesionales del marketing no se les pasa por alto.

Y, sin embargo, la vida en sí misma no existiría sin las sustancias químicas: estamos constituidos de sustancias químicas, como también la tierra que pisamos. Es más, algunas de las sustancias químicas más peligrosas que el hombre conoce son de origen natural, como el arsénico o la belladona.

Lo cierto es que, como ha afirmado Margot Wallstrom (ex Vicepresidenta de la Comisión Europea y una de las artífices del Reglamento REACH cuya finalidad es promover un uso más seguro de las sustancias químicos),

«las sustancias químicas son una bendición y una maldición».

Más información:

Fuente: ECHA

Mejor Evaluación de las Mezclas Químicas

La Comisión Europea se compromete a que los riesgos potenciales asociados a las mezclas químicas se entiendan y valoren correctamente. Para ello, velará por que el derecho comunitario contemple las mezclas prioritarias y su correcta evaluación.

Estamos expuestos cada día a mezclas de productos químicos, que producen efectos distintos a la exposición a los componentes por separado. El Derecho de la UE fija unos límites estrictos para las cantidades de determinados compuestos autorizados en los alimentos, el agua, la atmósfera y los productos manufacturados, pero rara vez se estudian los efectos potencialmente tóxicos de las combinaciones de sustancias.

“El Derecho de la UE ofrece un alto nivel de protección frente a los productos químicos por separado, pero debemos saber más sobre cómo actúan esos productos cuando se combinan. Se trata de un ámbito científico muy complejo, pero esa complejidad no debe servir de excusa a la inacción. Cuando tengamos buenas razones para creer que una mezcla química puede afectar a la salud humana o al medio ambiente, deberá llevarse a cabo una evaluación más detallada y tendremos que tomar las medidas oportunas”, es lo que declara el Comisario de Medio Ambiente Janez Potočnik.

Como el número de posibles combinaciones químicas es muy alto, el primer reto dentro del nuevo planteamiento será identificar las mezclas prioritarias, de modo que los recursos puedan centrarse en las combinaciones potencialmente más nocivas. Existen métodos para evaluar los riesgos de las mezclas prioritarias, pero persisten muchas lagunas en los datos y en los conocimientos. El asunto resulta aún más complicado debido al hecho de que mucha legislación de la UE se centra en grupos específicos, como los productos fitosanitarios, los biocidas, los cosméticos o los medicamentos, lo que puede representar un obstáculo para las evaluaciones coordinadas e integradas de las mezclas de sustancias contempladas en textos legislativos distintos.

La Comisión se cerciorará de que, tan pronto como se identifique una mezcla prioritaria, se evalúe de forma coordinada e integrada. Para 2014, la Comisión formulará asimismo directrices técnicas a efectos de la codificación de las mejores prácticas de evaluación de las mezclas prioritarias.

La Comisión también abordará algunas de las lagunas en los datos y los conocimientos a fin de mejorar nuestra comprensión de las mezclas a las que están expuestos el medio ambiente y las personas. Coordinará la recogida de datos y examinará la información de control recopilada en el marco del Derecho de la UE y de la investigación financiada por ella. También creará una plataforma para el seguimiento de los datos químicos. La Comisión elaborará en 2015 un informe en el que hará un balance de los progresos registrados.

Fuente: Ambientum