La Madera: Denominación e Identificación

Vulgarmente se dividen las maderas bajo dos denominaciones generales en función del árbol del que proceden, que no es del todo correcta, pero es la más sencilla y reconocida a efectos prácticos:

  • Coníferas: especies pertenecientes al orden coniferales (abetos, píceas, alerces, cedros, pinos, etc) que comprenden la mayor parte de las incluidas en la división de las gimnospermas.

  • Frondosas: especies leñosas pertenecientes a la división de las angiospermas dicotiledóneas (robles, hayas, olmos, encinas, etc). A veces se subdividen en frondosas boreales, australes y tropicales.

La correcta utilización de esto términos sería la que indica la Taxonomía Botánica para los vegetales que den madera dentro de las divisiones de las gimnospermas y de las angiospermas. Esta clasificación que es más técnica tiene en cuenta que en las dos divisiones no todas las clases y órdenes existentes incluyen vegetales que proporcionen madera.

Denominaciones de Especie.

Las especies de madera se deben denominar con su nombre botánico y su nombre comercial.

En el nombre botánico se expresa la denominación científica adoptada en Botánica y siempre aparece en cursiva. Por ejemplo Pinus sylvestris L. o Alnus rubra Bong: la primera palabra (Pinus o Alnus) indica el género, y la segunda (sylvestris o rubra) indica la especie. La letra “L.” o el nombre “Bong” que aparece al final con tipo de letra normal, corresponde a la inicial o abreviatura del nombre de la persona que lo identificó.

El nombre comercial principal es que se utiliza para denominar a cada especie en el mercado. Al no existir un criterio consensuado a nivel mundial en la denominación comercial de las especies de madera, es necesario acompañar la denominación comercial con el nombre botánico.

Identificación.

La identificación de la madera se realiza a través del estudio de su estructura microscópica (visible hasta unos 2000 aumentos), aunque en algunos casos especiales es suficiente la comprobación de su estructura macroscópica (a simple vista o con una lupa de 10 aumentos). Su correcta identificación sólo se puede realizar en organismos especializados. Para comprobar que una pieza de madera se corresponde con una determinada especie es necesario realizar preparaciones microscópicas y compararlas con las muestras patrón.

Las coníferas tienen una estructura uniforme, aproximadamente un 90-95 % está formada por células esbeltas orientadas en el sentido longitudinal, denominadas traqueidas (fibras), cuyos bordes tienen forma de bisel y están tapadas.

Las frondosas, en cambio, tienen una estructura más compleja, en la dirección longitudinal existen células estrechas y alargadas que desarrollan la función de sostén, denominadas fibras, y células más anchas y espaciadas entre sí, con forma de tambor o barril, denominadas vasos, que son las encargadas de transportar la savia y que están conectadas entre sí a través de aperturas longitudinales. En la dirección horizontal aparecen otro tipo de células, los radios leñosos, en mayor cantidad que en las coníferas, cuya principal función es la de almacenar productos de reserva.

“Stay tuned for more!”