Thairepel™ WB 7560: Una Solución Estética

Para los que aún no conozcáis este producto… ¿Qué puede hacer por ti? Fíjate en las siguientes fotografías:

Está claro, ¿no?. Parte izquierda del panel de gresite no tratado, parte derecha, tratado con Thairepel™ WB 7560.

Y ¿dónde lo puedes utilizar? Pues no sólamente a nivel de construcción, como mencionamos en la página web (protección frente a daños por ciclos de congelación-descongelación, eflorescencia de sales disueltas, aparición de moho, absorción de manchas de aceite y corrosión de la malla metálica de refuerzo del cemento), sino en superficies como el gresite, las juntas de las baldosas, las repisas de las ventanas, las piedras decorativas fuera y dentro de tu casa o comercio…

Por ejemplo, con Thairepel™ WB 7560 evitas esto…

… para tener esto y no preocuparte…

Con Thairepel™ WB 7560 puedes evitar esto también…

… y esto…

Recuerda que Thairepel™ WB 7560 es un producto de tratamiento, y no de limpieza.

Si necesitas más información, no lo dudes: ¡contáctanos! Llámanos (+34.96.150.54.61), envíanos un email (thai@quimicasthai.com) o usa Skype (quimicas.thai.s.l).

.

“La estética antes que todo” Salvador Dalí

ACET

¿Qué es ACET?

ACET: Accelerated Cyclic Electrochemical Technique, o lo que es lo mismo TECA: Técnica Electroquímica Cíclica Acelerada, es un ensayo, desarrollado por Medco, que proporciona en tan sólo 24 horas, información cuantitativa y cualitativa sobre las propiedades de los recubrimientos, lo que acorta notablemente el tiempo de desarrollo de pinturas.

Permite un conocimiento profundo de las pinturas y su interacción con el sustrato, permitiendo evaluar sus propiedades anticorrosivas.

Las ventajas de ACET:

  • Es rápido, con un tiempo de ensayo de 24 horas en oposición a los 170 días que puede requerir el ensayo equivalente.
  • Proporciona mucha información, datos cualitativos y cuantitativos sobre el modo de fallo del recubrimiento.
  • Es comparable con la niebla salina, gracias a los trabajos de correlación para acero y aluminio.
  • Es aplicable a todo sistema de recubrimientos, con independencia de sustrato, pretratamientos, curado o espesor.
  • Procesa la información fácilmente, permitiendo su aplicación industrial.

El ensayo consiste en 3 pasos:

  1. Repitición del siguiente ciclo de ensayos, 6 veces:
    • EIS (Electrochemical Impedance Spectroscopy, o bien Espectroscopía de Impedancia Electroquímica) para fijar el punto de partida
    • polarización catódica
    • relajación del potencial
    • nuevo ensayo EIS para calibrar el daño producido en el recubrimiento durante la polarización.
    • Se registra en cada ciclo la impedancia y la relajación del potencial.
  2. Los parámetros electroquímicos obtenidos, se trasladan a los del circuito equivalente típico.
  3. Los parámetros del circuito equivalente, se correlacionan con las propiedades y características del recubrimiento. 
    • Rpo – degradación por aumento de porosidad
    • Cc – absorción de agua
    • Rp – corrosión en la interfase
    • Cdl – delaminación
    • Bode – degradación general

Como ves, es un muy interesante ensayo, por su rapidez e información que proporciona. Ya no hace falta esperar 3 ó 4 meses para saber si el recubrimiento pasa o no pasa. La formulación y desarrollo del recubrimiento se hace más fácil y rápido.

“Stay tuned for more!”

Thainox WB 8140

Después de algunas entregas teóricas en nuestro blog sobre corrosión, os acordareis que hace unos cuantos post atrás, hablábamos de un producto para “combatir” el óxido, en base agua, que lo neutraliza. Hablábamos del Thainox WB 8140.

Ya os decíamos que es muy fácil de aplicar. Y que os presentaríamos de forma gráfica los pasos de aplicación. Pues aquí están las ilustraciones:

Tenemos la pieza oxidada, a la que aplicaremos Thainox WB 8140 con brocha en este caso. También se puede aplicar a pistola o rodillo, sobre todo si son piezas grandes.

Se aplica sobre la superficie. El producto, al ser en base agua, es blanquecino.

Hemos aplicado Thainox a la mitad de esta cara de la pieza.

Media hora más tarde, se observa que va secando y toma un color más oscuro.

Unas horas más tarde, está totalmente seco.

Hacemos el mismo proceso al resto de caras de la pieza metálica que, ésta en concreto, tiene forma de T.

Una vez todo el Thainox está seco, aplicamos Shop-Primer a toda la pieza donde hemos aplicado Thainox, incluso un trozo del metal directo.

¿Qué es Shop-Primer? Es un recubrimiento fino, de un componente, cuya característica principal es ser promotor de adherencia para capas de pinturas posteriores, además de ofrecer protección. En este caso, es de este color marrón, pero puede ser blanco, negro, del color que se desee. También se aplica directamente sobre elementos de acero chorreado o soldado para darles una protección temporal, sobre todo en la industria naval.

Aplicamos después la capa de acabado, que le proporciona a la pieza características estéticas y de resistencia. En este caso, un acabado de dos componentes de color rojo.

En esta cara de la pieza, aplicamos el acabado sobre el Shop-Primer. La aplicación queda como esta foto, de manera que nos queda una parte sin proteger. Expondremos la pieza al exterior y en un post futuro os mostraremos que tal ha ido la protección contra la corrosión.

¿No creeis que es fácil? No dudeis en poneros en contacto con nosotros para información adicional o dudas.

Contra la Corrosión: Algo Más de Teoría

Nos quedamos en el último post sobre corrosión, hablando de los recubrimientos anticorrosivos orgánicos, es decir, de las pinturas orgánicas, como uno de los métodos para proteger los metales frente a la corrosión.

Las principales ventajas de los recubrimientos orgánicos son su relativo bajo coste, su amplio rango de acabados y la gran variedad de métodos de aplicación y formas que pueden presentar, con lo que el tamaño o forma del metal a proteger es rara vez un problema.

En la protección de metales mediante sistemas orgánicos es habitual utilizar sistemas compuestos por:

  1. una imprimación: primera capa que se aplica sobre el substrato metálico y que previene o retrasa la corrosión inicial, forma una capa muy adherente al substrato sobre la cual se van a adherir fuertemente las capas siguientes de pintura y crea un sistema que sella las superficies activas para evitar ataques químicos de las posteriores capas orgánicas.
  2. una capa intermedia: que complementa las funciones anticorrosivas de la imprimación y actua de unión entre la imprimación y el acabado final.
  3. un acabado final: capa que proporciona las características estéticas y que es resistente a las condiciones atmosféricas como radiación ultravioleta, ataque químico, rayado, entre otras.

Las pinturas ejercen diferentes tipos de protección sobre los substratos metálicos:

  • Efecto barrera: La capa de pintura hace de aislante, impidiendo la entrada del oxígeno, agua e iones a la superficie del metal, y evitando así el proceso corrosivo. Pero se ha demostrado que debido a la elevada permeabilidad de los recubrimientos de pintura al oxígeno y al agua, la protección anticorrosiva es muy limitada. ¿Por qué? Debido no sólo a los microporos, poros u otros defectos presentes en las capas de pintura, sino también a la transmisión de esos agentes químicos a su través, pudiendo alcanzar la superficie del metal. Es decir, todas las películas orgánicas son permeables, en cierto grado, al oxígeno y al agua, elementos fundamentales para el progreso de la corrosión metálica. Sin embargo, una correcta selección de la pintura junto con la adecuada determinación del espesor del recubrimiento mediante capas sucesivas, puede dar lugar a bajas velocidades de corrosión.
  • Inhibidor: Es una manera de protección que presentan aquellas pinturas que continen pigmentos, normalmente de tipo inorgánico, que actúan impidiendo o retardando la reacción de corrosión. Se forma una película pasivante que dificulta el contacto metal-atmósfera. 

Como hemos dicho, las propiedades barrera al transporte de agua, oxígeno e iones de los recubrimientos orgánicos pueden ser limitados, apareciendo entonces la degradación del sistema metal-recubrimiento, que se manifiesta en forma de falta de adherencia o deslaminación, formación de ampollas o ampollamiento, y por supuesto, la activación de la corrosión

Como recubrimientos orgánicos los hay en base al disolvente, en base al agua, en polvo y curado por radiación, de secado al aire, de curado físico o de curado químico. En un siguiente post hablaremos de los productos que podemos ofrecerte para luchar contra la corrosión.

“Stay tuned!”

Corrosión: Un Poco de Teoría

Hablemos hoy de la corrosión, sin entrar en conceptos muy “químicos”.
¿Qué es?

Según la IUPAC (International Union of Pure and Applied Chemistry), corrosión es toda reacción interfacial de un material (metal, cerámico o polímero) con su entorno, dando como resultado el consumo de material o la disolución de alguna especie del entorno.

Éste término se emplea especialmente en el campo de la metalurgia, definiéndose entonces corrosión como una tendencia espontánea y natural a recuperar el estado oxidado en que se encuentran en la naturaleza, con desprendimiento de energía. Es decir, se trata de la reacción de un metal, provocando el deterioro de sus propiedades. A causa de este fenómeno, los metales pierden su estado elemental, y retoman el estado combinado de origen, transformando sus átomos metálicos en iones y cediendo sus electrones a un no metal, como el oxígeno, el azufre, …

El efecto de la corrosión a largo plazo, en el peor de los casos, es la destrucción total del material. También da lugar a otros problemas, que aunque pareciendo menores son también perjudiciales, como inicios de fractura, fugas en tanques o conducciones, perdida de resistencia mecánica en estructuras o en partes de maquinarias, perjuicio en el aspecto estético. Y las pérdidas económicas que pueden conllevar son muy importantes.

A temperatura ambiente y en una atmósfera perfectamente seca, la corrosión metálica tiene lugar a velocidades impreceptibles, con lo que es prácticamente ignorada. En cambio, en presencia de agua, adquiere especial importancia. Es cuando hablamos de corrosión electroquímica, principal mecanismo de corrosión ambiental, por estar el agua siempre presente en el ambiente, ya sea en forma de vapor o en su forma líquida.

¿Cómo podemos proteger los metales contra la corrosión?

  • mediante recubrimientos anticorrosivos orgánicos o inorgánicos
  • conectando el metal a un ánodo de sacrificio
  • galvanizando o recubriendo acero con zinc
  • permitiendo que una película, tal como un óxido metálico, se forme de manera natural sobre el metal
  • mediante protección anódica/catódica
  • mediante adición de inhibidores de corrosión al medio electrolítico

Elegir uno u otro va a depender de factores como el económico y de las prestaciones que el material debe ofrecer.

Ya que nos dedicamos a los recubrimientos, obviamente hablaremos de los recubrimientos anticorrosivos orgánicos: las pinturas orgánicas. Pero eso será en el siguiente post.

“Stay tuned!”.