La Madera: Anillos de Crecimiento

La madera está constituida por unos tejidos celulares que si se miran con un microscopio se ve que están formados en su mayoría, por un variado tipo de células alargadas, las cuales han servido como conductoras de los líquidos, desde las raíces hasta las hojas, así como otros tipos menos numerosos que se orientan radicalmente del centro del tronco a su periferia, y que sirven para distribuir los elementos nutritivos sintetizados en las hojas, de donde han descendido por otras células, también alargadas, que se encuentran en la parte interna de la corteza.

Las células constituyentes de la madera se pueden considerar pues como unos canales o tuberías por donde circulan los elementos vitales del vegetal. Están constituidas por unas paredes a base de celulosa y lignina, además de otras sustancias en menor proporción. Por su naturaleza, pueden ser de muy distinta forma de una especie a otra, según los productos colorantes, resinas, taninos, etc, que contengan.

Todo el conjunto de tejidos da rigidez al árbol y le sirve de sostén. En cada periodo vegetativo del árbol se produce la formación de una nueva serie de células, las cuales forman un círculo concéntrico alrededor de las del año anterior, por lo que en un corte transversal del tronco de un árbol aparecen visualmente una serie de anillos concéntricos, cuyo número corresponde a la vida del árbol, o bien, en climas tropicales a las estaciones lluviosas y secas.

Estos anillos no son todos iguales, ni tampoco un anillo es uniforme en si. En el centro se aprecia una zona más oscura y compacta, que constituye el corazón del árbol. Las capas cuanto más se acercan a la superficie más claras son. La parte más blanda y con más cavidades de un anillo se encuentra en la zona interna, siendo esto debido al crecimiento celular en la primavera o época de llúvias, en la cual el desarrollo es muy importante al necesitar el árbol una considerable cantidad de agua y sales en disolución para el crecimiento de las hojas. Las células constituyen la madera inicial de la temporada y en general es blanca y más clara. A medida que transcurre la estación, van disminuyendo las necesidades vitales del árbol, por lo que las células que se forman son más estrechas y de paredes más gruesas y duras. Los anillos externos se van comprimiendo hacia el interior de los años anteriores y así se va formando el corazón del tronco.

Las capas o anillos no son iguales todos los años. Esta heterogeneidad es debida a las variaciones climáticas dentro de la estación, siendo en años benignos y lluviosos más anchos, y en cambio en años secos, los anillos son más estrechos. En los climas tropicales las diferencias son menos acentuadas.

En el grueso de los anillos juega un papel importante el número de árboles que crecen juntos. Cuantos más hay, las capas son más estrechas. Puede ocurrir que en el mismo árbol se vean capas delgadas y bruscamente al lado, capas gruesas. Esto es debido a la tala de árboles circundantes: el árbol que habría crecido estrechamente en un momento dado se desarrolla con gran desahogo, de aquí la gran variedad que presenta la madera.

Si esto ocurre con un tipo propio de cada especie de árbol, la variedad de maderas se acentúa si comparamos unas especies con otras, ya que el orden de las células varía de unos tipos a otros. Esta distinta distribución y colorido es lo que hace típica a cada especie y las distingue entre si.

Asimismo, el número y grueso de células radiales influyen notablemente en la calidad de la madera, ya que en algunas especies, apenas se distinguen y en cambio en otras pueden verse a simple vista. Las diferencias leñosas en la madera se aprecian sensiblemente en las chapas en las cuales se distinguen perfectamente las zonas blandas de rápido crecimiento, de las zonas sin porosidad de las épocas de lento crecimiento. Según como se efectúe el corte de la madera, estas diferencias se pueden apreciar más o menos, con lo que se consiguen dibujos o manchas de distintas tonalidades que se utilizan en ebanistería como decoración.

 

“Stay tuned!”

2 thoughts on “La Madera: Anillos de Crecimiento

  1. Pingback: Más Información con el Ring Profiler « Químicas Thái, S.L. – Lacas, Pinturas, Barnices, Técnica y Sistemas

  2. Pingback: Preparación de la Madera « Químicas Thái, S.L.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s