Contra la Corrosión: Algo Más de Teoría

Nos quedamos en el último post sobre corrosión, hablando de los recubrimientos anticorrosivos orgánicos, es decir, de las pinturas orgánicas, como uno de los métodos para proteger los metales frente a la corrosión.

Las principales ventajas de los recubrimientos orgánicos son su relativo bajo coste, su amplio rango de acabados y la gran variedad de métodos de aplicación y formas que pueden presentar, con lo que el tamaño o forma del metal a proteger es rara vez un problema.

En la protección de metales mediante sistemas orgánicos es habitual utilizar sistemas compuestos por:

  1. una imprimación: primera capa que se aplica sobre el substrato metálico y que previene o retrasa la corrosión inicial, forma una capa muy adherente al substrato sobre la cual se van a adherir fuertemente las capas siguientes de pintura y crea un sistema que sella las superficies activas para evitar ataques químicos de las posteriores capas orgánicas.
  2. una capa intermedia: que complementa las funciones anticorrosivas de la imprimación y actua de unión entre la imprimación y el acabado final.
  3. un acabado final: capa que proporciona las características estéticas y que es resistente a las condiciones atmosféricas como radiación ultravioleta, ataque químico, rayado, entre otras.

Las pinturas ejercen diferentes tipos de protección sobre los substratos metálicos:

  • Efecto barrera: La capa de pintura hace de aislante, impidiendo la entrada del oxígeno, agua e iones a la superficie del metal, y evitando así el proceso corrosivo. Pero se ha demostrado que debido a la elevada permeabilidad de los recubrimientos de pintura al oxígeno y al agua, la protección anticorrosiva es muy limitada. ¿Por qué? Debido no sólo a los microporos, poros u otros defectos presentes en las capas de pintura, sino también a la transmisión de esos agentes químicos a su través, pudiendo alcanzar la superficie del metal. Es decir, todas las películas orgánicas son permeables, en cierto grado, al oxígeno y al agua, elementos fundamentales para el progreso de la corrosión metálica. Sin embargo, una correcta selección de la pintura junto con la adecuada determinación del espesor del recubrimiento mediante capas sucesivas, puede dar lugar a bajas velocidades de corrosión.
  • Inhibidor: Es una manera de protección que presentan aquellas pinturas que continen pigmentos, normalmente de tipo inorgánico, que actúan impidiendo o retardando la reacción de corrosión. Se forma una película pasivante que dificulta el contacto metal-atmósfera. 

Como hemos dicho, las propiedades barrera al transporte de agua, oxígeno e iones de los recubrimientos orgánicos pueden ser limitados, apareciendo entonces la degradación del sistema metal-recubrimiento, que se manifiesta en forma de falta de adherencia o deslaminación, formación de ampollas o ampollamiento, y por supuesto, la activación de la corrosión

Como recubrimientos orgánicos los hay en base al disolvente, en base al agua, en polvo y curado por radiación, de secado al aire, de curado físico o de curado químico. En un siguiente post hablaremos de los productos que podemos ofrecerte para luchar contra la corrosión.

“Stay tuned!”

2 thoughts on “Contra la Corrosión: Algo Más de Teoría

  1. La corrosión es algo bastante serio porque no solo debilita el metal también lo pudre por eso yo les recomiendo la pintura anticorrosiva porque es muy efectiva en estos casos por su capacidad de protección a la hora de pintar la superficie del metal con corrosión.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s